Una nueva etapa, en Japón

13 diciembre, 2018
Posted in Japón
13 diciembre, 2018 Mikel Baraibar

Una nueva etapa, en Japón

Soy de los que me da miedo que llegue un día en el que mire hacia atrás y me arrepienta de lo que no he hecho. Aunque tampoco me gusta ir por la vida como un pollo sin cabeza. Así que cuando se presentan oportunidades que las encuentro atractivas, valoro los pros, los contras y si puedo, las intento aprovechar.

Esta primavera pasada, en el trabajo, me ofrecieron estar dos años como ingeniero residente en Japón.

Intenté hacer una valoración para tomar una decisión. Lo primero y más importante, las responsabilidades con otras personas. Es decir, que otras personas dependan de uno mismo o no. Hijos no tengo y mis padres son todavía “jóvenes”. Así que por ese lado no encontré problemas. La familia y los amigos de verdad son de las pocas cosas que se tienen para toda la vida, así que estaríamos en contacto y apoyándonos en la distancia, y a la vuelta seguiríamos siendo familia y amigos. En cuanto a lo material, en ese momento tenía una furgoneta vieja, que me servía para viajar con la bicicleta y con la que había ido a todas mis pruebas de larga distancia. Así que con mucha pena por lo vivido con ella, tendría que quitarla. Otro tema que se me vino rápidamente a la cabeza, fue mi hobby, mi pasión, mi vida, la bicicleta. Me daba pena dejar de ir a Zubiri, Erro, Echauri, Marcalain y todas las vueltas chulas que doy en tan buena compañía con Willow, mi primo Urko, Roa, etc… Pero en lugar de ver que iba a dejar de hacer algo, lo vi más como una oportunidad para ampliar horizontes, conocer nuevas carreteras, nuevos Erros, nuevos Echauris y nuevos Tourmalets, como el monte Norikura en pleno centro de Japón. Los puertos y las pruebas de larga distancia, siempre estarían ahí para retomarlas. Y quién sabe, igual encontraría alguna en Japón.

Por último y no por ello menos importante, de hecho, está al mismo nivel que la familia porque es parte de ella, es mi pareja. Cuando se lo comenté, estaba un poco nervioso, pero sabía que sólo podía recibir 2 respuestas, que me mandase “a tomar por culo”, o que se viniese conmigo. Ella es muy inquieta y aventurera, y mira tú por dónde, yo soy afortunadísimo, pues su respuesta fue: “Vamos juntos”.

Y a mí, desde luego, me apetecía vivir una experiencia de este tipo que cuando mirase hacia atrás, me hiciera recordar con cariño lo vivido.

Ahora, ya llevo tres meses y medio en Japón y está siendo un fuera de la zona de confort acojonante! Prácticamente nada depende de mí y mis compañeros de trabajo tienen que ayudarme para casi todo, casa nueva, coche, papeleos en el ayuntamiento y un largo etc…

El idioma es otro follón. Estudio japonés como un condenado todos los días y me da la sensación de que apenas me cunde. Un día me parece que puedo empezar a comunicarme y una semana entera no me empano de nada. Pero bueno, supongo que para esto también hará falta tiempo.

Con la bicicleta, ya tengo mi Erro, mi Marcalain y mi Echauri, además de compañeros de fatigas. Y ya sólo me falta ir a mi Tourmalet, al monte Norikura, que espero poder subirlo a principios del verano que viene.

Lo único que me falta, es Tania. Vendrá para quedarse a vivir en Japón a partir de febrero. Ella también tiene que cuidar su carrera profesional y lo está haciendo muy bien. Mientras tanto, tiene un billete de avión para las navidades y pasaremos la nochevieja en Tokyo. Que no sé si será como la de Nueva York, pero seguro que no nos deja indiferentes y la recordaremos toda la vida.

Comments (8)

  1. Marcos

    Mucha suerte campeón!!!! Te irá todo de maravilla!!!!
    Sabes que tu puedes con esto y mucho más.
    Un abrazo muy fuerte.

  2. Jorge Zubiria

    Mucha suerte mikel. Aprovecha a conocer mundo que es algo que te forma como persona. Como vas a hacer con la diabetes. Me refiero para recetas y demás, gracias

    • Mikel Baraibar

      Qué pasa Jorge!!!!
      ¿Qué tal vas?
      Pues como sabía que iba a venir a Japón con tiempo, le dije a la médico endocrino y a la de cabecera. Me adelantaron recetas y pude comprar insulina antes de venir como para unos 8 meses. De todas formas, ya sabes que los padres, aunque no digan nada, siempre están con el tema en la cabeza. Así que mi familia aprovechó para mandarme por correo ordinario un detalle por mi cumpleaños para ver cuánto tiempo tardaba en llegar un envío desde Pamplona hasta Japón, en caso de que me quedase repentinamente sin insulina. El plazo fue de una semana.
      También miré en internet insulinas equivalentes a las que uso (Humalog y Tougeo) y en Japón se pueden comprar. Eso sí, el precio es como sin receta. Altísimo! Pero en caso de necesidad urgente, sería otra opción.
      En paralelo, he contactado con un hospital aquí. Estoy intentando concretar una cita para finales de enero. Así que cuando me haya espabilado un poco con el tema igual escribo algo. Ya te avisaré, por si tienes curiosidad.
      Bueno, tío!!
      Un abrazo!!
      Cuídate!!

    • Mikel Baraibar

      Lukas!! Muchísimas gracias por los ánimos!!!
      Un abrazo fuerte para allí!!!
      MIKEL

  3. Cano

    Mucho animo Mikel!!!! Y mucha suerte para el año nuevo….que en tu caso es doble de nuevo por esta aventura!!! Abrazo!

    • Mikel Baraibar

      Canooooo!!!!!!
      Muchísimas gracias y muchísima suerte para ti también en el nuevo año y que lo disfrutes lo máximo posible!!!!
      Un abrazo fuerte!!!!!!!
      MIKEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡CONTACTA!

Si tienes algo que contarme, no dudes en contactar conmigo. Estaré encantado de atenderte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies